top of page
CASA DE CAMPO

Este granero del siglo XVI fue elegido como retiro de fin de semana, un lugar para que la mente y el cuerpo deambulen.

El espacio es pura simplicidad.  Los materiales son a la vez humildes y nobles, emanando una sensación de austeridad. Presidiendo el espacio, la monolítica chimenea, mientras que el antiguo llagar de sidra hace las veces de diván. La tranquilidad te envuelve y te induce a nada más que a relajarte.
 

 

0_edited.png
bottom of page